domingo, 5 de diciembre de 2010

Cuidados y consejos para el paciente con Alzheimer:

Elaborado por: Adriana Brenes Chinchilla
Estudiante de Farmacia
U.I.A. Escuela de Farmacia
3er cuatrimestre 2010

Cuidados y consejos para el paciente con Alzheimer:
Cuidar en la casa a una persona que tiene la enfermedad de Alzheimer es una tarea difícil y algunas veces puede volverse agobiante. Cada día trae nuevos desafíos porque la persona encargada de proporcionar los cuidados tiene que enfrentarse a los cambios en el nivel de capacidad y a los nuevos patrones de conducta de la persona que tiene Alzheimer. Las investigaciones han demostrado que las personas que proporcionan cuidados frecuentemente tienen ellas mismas mayor riesgo de desarrollar depresión y otras enfermedades, sobre todo si no reciben apoyo adecuado de la familia, los amigos y la comunidad. (1 )
Asegurarse que una persona con Alzheimer se sienta mental y físicamente segura es una parte importante y significativa de su cuidado. Es necesario que los cuidadores y su entorno, minimicen la confusión y le brinden un medio estructurado y seguro. El establecimiento de una rutina diaria en un ambiente conocido es una forma de ayudar. (2)
Los cuidados que necesita una persona con enfermedad de Alzheimer tienen como fin mejorar la calidad de vida de la persona que padece esta enfermedad y en la medida de lo posible frenar el deterioro intelectual que sufren. (3)
Algunos de los cuidados y consejos para los pacientes con Alzheimer son:
1.      Comunicación:
Tratar de comunicarse con una persona que tiene la enfermedad de Alzheimer puede ser un reto. Entender y ser entendido puede ser difícil.
Escoja palabras sencillas, frases cortas y utilice un tono de voz amable y tranquilo.
Evite hablarle a la persona que sufre de Alzheimer como si fuera un bebé o hablar de él o ella como si no estuviera presente.
Reduzca las distracciones y el ruido, como la televisión o la radio, para ayudarle a la persona a concentrarse en lo que usted le está diciendo.
Mire a la persona a los ojos y llámela por su nombre, asegurando que tiene su atención antes de hablarle.
Permítale suficiente tiempo para responder. Tenga cuidado de no interrumpirle.
Si la persona con Alzheimer está luchando por encontrar una palabra o comunicar un pensamiento, trate amablemente de proporcionarle la palabra que está buscando.
Trate de presentar las preguntas e instrucciones de una manera positiva.
Preste atención a las preocupaciones de la persona, aunque sea difícil entenderla. (1)


Figura 1.1: Cuidador comunicándose con el paciente.

2.      Higiene Corporal:

Prepare la bañera antes de que el enfermo esté en el cuarto de baño

Sustituir la bañera por una ducha a ras de suelo
Controle la temperatura del agua
No le deje nunca solo
Es necesario seguir siempre la misma rutina, seguir siempre los mismos pasos a la hora del baño.
Vigile posibles roces en la piel. No utilice esponjas ni toallas asperas para no dañar la piel. (3)
3.      Vistiéndose:
Para una persona que tiene Alzheimer, vestirse representa una serie de retos: escoger qué ropa ponerse, quitarse y ponerse la ropa, y dificultades con los botones y el zipper (cremallera). Reducir esos retos puede facilitar la tarea.
Trate que la persona se vista a la misma hora todos los días, para que eso se convierta en parte de la rutina diaria.
Anime a la persona a que se vista sola hasta el grado que sea posible. Planee y permita suficiente tiempo para que no haya presión o prisas.
Permítale escoger de una selección limitada de prendas. Si la persona tiene un conjunto de prendas favorito, considere comprarle varios juegos idénticos.
Guarde algunas prendas en otro cuarto para reducir el número de opciones. Mantenga solamente uno o dos juegos de prendas en el ropero o tocador.
Organice la ropa en el orden en que se la debe poner para ayudarle a la persona a seguir los pasos del proceso.
Entréguele a la persona una prenda a la vez o dele instrucciones claras paso a paso si la persona necesita ayuda.
Escoja ropa que sea cómoda, fácil de ponerse y quitarse, y fácil de mantener limpia y en buen estado. Los elásticos en la cintura y los cierres de Velcro® disminuyen las dificultades con los botones y las cremalleras. (1)
4.      Las comidas:
Las personas con demencia a menudo se olvidan si ya comieron o cómo usar los cubiertos. En las últimas etapas de la enfermedad, la persona con la EA tendrá que ser alimentada. Aparecerán algunos problemas físicos tales como el no poder masticar bien o tragar
Consejos
Será necesario recordar a la persona cómo comer
Servir comida que pueda comerse con la mano
Cortar la comida en pequeños trozos. En las últimas etapas de la enfermedad, es preferible el uso de papillas o purés para evitar que el paciente se atragante
Obligarle a comer despacio
Tener en cuenta que la paciente puede no distinguir entre frío o calor y puede quemarse la boca si se le sirven los alimentos demasiado calientes  (4)
Figura 4.1: Cuidador alimentando a paciente con Alzheiemer.

5.      Incontinencia urinaria:

Intente que la persona acuda de manera regular al baño, aproximadamente cada 2 horas.   
Evite que beba dos horas antes de acostarse
Coloque una funda impermeable en el colchón.
Si la incontinencia es permanente compre pañales para adultos y empapadores para la cama
Hay que mantener siempre limpio y seco al enfermo, para evitar que se formen escaras.
Haga que el cuarto de baño sea fácil de encontrar y de usar. (3)
6.      Estimular la salud y el ejercicio físico. (Caminatas):
Se debe estimular el simple ejercicio de levantarlo a un sillón, tratando que pueda ponerse de pie aunque sea algunos segundos cada dos horas, para evitar las lesiones por compresión prolongada en los puntos de apoyo.
Cuando el paciente ya no colabora, es aconsejable realizar ejercicios pasivos de extremidades, preocupándose de movilizar todas las articulaciones.
 Si el paciente está postrado, realizar cambios de posición cada dos horas, día y noche, evitando así las escaras de decúbito.
 Hacer lo máximo por ejercitar las habilidades que aún conserva el paciente: Algunas actividades relacionadas con su trabajo pueden estimular el sentido de identidad y la dignidad de las personas.
Es importante ayudarlo a practicar o interesarse en actividades recreativas, artísticas, deportivas que puedan ser importantes para el paciente (música, baile, etc.) (5)
Bibliografía:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada